Barranco woman

Vaya un aniversario! No lo voy a olvidar mientras me duren las agujetas! Y no penséis mal, q no fue por eso…

Nos íbamos a la Sierra de Cádiz, y contratamos un descenso de barranco (que debería de llamarse “descenso de grasa corporal”, que quemamos todos los michelines!).

El reto número 1 fue enfundarse el traje de neopreno, con el que aprendí 2 cosas:

 a) Que con mucho esfuerzo, tirones, y la ayuda de un novio musculoso, puedo entrar en un traje talla S (y salir de él fue peor).

 b) Que la imagen de Angelina Jolie en el póster de Tomb Raider con el neopreno es falsa. No sólo no se marcan las tetas (ni los muslos, que para mí fue un gran alivio), es que con un poco más d presión no se me marcan ni los brazos!

El reto número 2 fue hacer el recorrido: plim plim, saltando como una cabrita, orgullosa d mi ligereza, sin saber que el futuro me deparaba unas agujetas de campeonato…

Era fácil, porque tenía el reto número 3: soportar a 3 barbies que se habían apuntado a la excursión y retrasaban al grupo (que si hay piedras en el suelo, que si hay que hacer rapel uy no que miedo que me rompo las uñas…). Digo yo que si creen q un barranco es como un centro comercial, que se informen un poco. Que no te puedes quejar de que haya piedras, coño!!!! ¿Quieres que te lo asfalte y le ponga farolas?

Y el reto número 4 fue un salto al vacío cayendo 4 metros hasta una poza de agua. Cagadita por la pata abajo estaba yo. Pero como una campeona, me entregué a mi destino y salté (las peores décimas de segundo de mi vida), y lo hice en seguida, no como la barbie #2 que estuvo 15 minutos al borde, contaba hasta 3 y no saltaba, y vuelta a lo mismo… Por mí la hubiese dejado allí.

Después de tanto sufrimiento, y de sentir que había perdido 5 kilos, nada mejor que ir a comer a los pueblos y recuperarlos!

(A ver si el lunes cuelgo las fotos, mientras, están las de Almería con Anabledo.)

Anuncios

2 pensamientos en “Barranco woman

  1. De regalo de Reyes de voy a pedir, a parte de un nuevo pc (por todos los santos, lo necesito como el respirar, que tanta desesperaciñon informática está acabando conmigo), un salto al vacío de 4 metros a una poza de agua. Mmmmmm… Que carajo 4 metros. Me lo voy a pedir de 20 metros como mínimo. ¡Yo quiero! ¡Yo quiero!
     
    PD. A ver, a ver, que la intriga me corroe: ¿de qué michelines hablas?

  2. Uy, uy. Mi síndrome mayándrico me impide abandonar esta página sin emitir un urgente fe de erratas:
     
    No es desesperaciñon, sino desesperación.
    Y tampoco es \’que carajo 4 metros\’, sino \’qué carajo 4 metros\’.
     
    Hale. Ya :D.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s