Mi casita de cartón… mía!!

Hace unos días vi en el punto limpio que tenemos en el trabajo una caja de cartón enorme. La caja llevaba escrito en la frente (si tuviera frente) “conviérteme en casa”. Así que plegando como pude y gracias al amplio maletero del Mondeo (odio los coches largos, pero bien por Jose por comprarlo, hay cosas de IKEA que no hubieran cabido en mi Clio) lo adopté y al salón de casa (que ahora es sólo medio salón, la caja es más grande que algunas viviendas mínimas).

He hecho una cocinita y un fregadero a juego. El fregadero tiene hasta agua, por eso tuve que plastificarlo este fin de semana, porque en cuanto Iris descubrió el agua se olvidó de los fuegos, el horno, la casa y de sus padres.

Mi mayor problema con todo esto es que Iris coge rotuladores y pinta la casa, la toca con las manos manchadas y tiene un bello estampado de grasa en las puertas… y no me deja terminar de armar la casa! En fin, me consuela que se divierte con algo que me ha salido gratis, cuando lo destroce, al contenedor de papel y listo…

2014-09-25 casa carton (6)BN 2014-09-25 casa carton (11)BN

Figuras de masa de harina, con sal de piscina

Este puente de la Constitución-Inmaculada lo pasamos (como ya es costumbre) con la familia de Joze. Les propuse a los sobrinos hacer figuras con masa de harina, ya que no hacen falta ingredientes especiales, es todo de andar por casa. O eso creía yo….

Ingredientes: 1 taza de harina, 1 taza de sal, 1/2 taza de agua tibia.

Me dice mi cuñada que no le queda harina pero que sal hay de sobra. Compramos harina. Y cuando le pido la taza de sal, ¡me da sal de piscina!!!!! Que es igual que la sal normal, se puede comer sin problema, ¡pero el tamaño de los granos recuerda a las avellanas!! Vale, tanto no, pero sí que es mayor que la sal gorda.

Caliento la media taza de agua en el microondas. Le hecho la sal e intento disolverla. Siguen las avellanas. Tras varios minutos y otro recalentamiento del agua, decidimos probar con la batidora. Los granos se queda a mitad de tamaño, ya parecen maíces. Sigo batiendo hasta que parece sal gorda, y decido que ya que no vamos a hacer una escultura de Berruguete, para las figurillas bastará. Echo la harina, mezclo primero con cuchara de madera y luego amaso a mano. ¡¡Masa lista!!!

Primero hicimos figuras con cortadores de galletas, después liberamos nuestra creatividad e hicimos de todo (yo hice un búho, que es la mascota de la guarde de Bichín). Lo dejamos secar cerca de la chimenea (¿he dicho que hacía un frío que pela?) y al día siguiente lo pintamos. Mis sobrinos empezaron animados pero se cansaron enseguida, así que las que más nos divertimos fuimos mi cuñada y yo (estamos hechas unas artistas, jijiji).

PD: Bichín estaba entre mis brazos, y en cuanto yo me descuidaba le daba un toque creativo a mis figuras (metía los dedos hasta que traspasaba hasta la mesa, arte abstracto).

PD2: Mi cuañada dice que mi sol parece diabólico.

2013-12-08 masa harina (1) 2013-12-08 masa harina (2)

Decoración de Halloween (más deberes de la guardería)

Soy un poquillo desastre, y me justifico diciendo que es porque siempre tengo 4 ó 5 cosas entre manos. Hace unas semanas preparé la decoración de Halloween que nos pidieron en la escuela infantil de Bichín, le saqué fotos pensando en colgarlo en el blog, y como tarde un poco más estará Bichín haciendo la decoración para sus hijos y todavía no lo habré colgado.

Lo que nunca falta en mi casa son montones de papeles, cuanto más grandes mejor (aparte de rollos de cartón, mil tipos de cajas, telas y más materiales que prefiero no recordar, porque me recuerdan que debería hacer limpieza drástica).

Así que aproveché esos papeles largos para hacer guirnaldas: fantasmas, calaveras, y calabazas con el amarillo.

Quien tenga una huerta, que vacíe calabazas. Yo tengo papeles y hago guirnaldas (y tengo la habilidad de cortarme cada vez que cojo un cuchillo, si algún día vacío una calabaza, ese día me quedaré con 9 dedos).

image

image

image

image

image

El castillo del Belén con rollos de papel

En la guardería de Iris este año el Belén es con tubos de cartón, de éstos de los rollos de papel de WC. Menos mal, que el año pasado era de plastilina y yo le tengo más asco que los políticos españoles a una rueda de prensa cara a cara…

Yo llevaba meses (más que meses, años, a veces pienso que tengo el síndrome de Diogénes) guardando los rollos de papel para una manualidad que al final no pude hacer. Y encima me tocó el castillo, ¡qué suerte! (según Joze tiene algo que ver con que haya hecho unos libros personalizados para los compis de Iris por su cumple, y que en el concurso de logotipos de la guarde hiciera uno desplegable en 3D). Total, que tenía material y ganas de sobra (y sigo con las ganas, por mí haría el Belén entero).

Aquí van las fotos por fases:

13-11 castillo (1)

13-11 castillo (2)

13-11 castillo (3)

13-11 castillo (4)

Lo hice con una caja de cartón grande, varias pequeñas por dentro, tubos de papel de WC, rollos de papel de manos (más anchos y grandes), rollos de papel para impresoras de gran tamaño (lo que se consigue con amigos arquitectos, jeje), cartulinas azules, palillos de barbacoa para la puerta de reja, y cinta aislante negra para las ventanitas.

Al que le gusten las cupúlas, las saqué de aquí. Me molaban las de cebolla (onion dome) de la misma web pero eran demasiado trabajo (si no tuviera a Bichín me hacía todas las plantillas de la web, pero si he pedido jornada reducida es para estar con mi churumbela, no con mis pajas mentales…).

 

13-11 castillo (6) 13-11 castillo (7) 13-11 castillo (8) 13-11 castillo (5)

El Quiet Book de Bichín (II)

¡Dios mío! No sabía yo bien en la que me metía cuando decidí hacerle el Quiet Book a Bichín (o libro “Cállate Niño” según Mabel). No sé cómo lo harán las madres y abuelas que leo en internet (bueno vale, las abuelas porque no tienen a un monstruo de Duracell niño pequeño todo el rato persiguiéndolas).

Primero de todo, la cagué cuando me compré la tableta táctil para diseño gráfico en el embarazo. “Me voy a hartar a hacer diseños en los 4 meses de baja por maternidad”, pensé. Já. 2 años después todavía está en la caja sin instalarla en el ordenador.

Y ahora quiero tener listo el libro de tela para noviembre, y en el mes de septiembre he terminado 4 de las 10 páginas totales. Octubre va a ser el mes del insomnio…

Tengo lista la página del reloj-girasol. Los pétalos son números con la cantidad de pipas que indican (el 3, 3 pipas) y por una cara vienen los números en normal y por la otra en romano. Pues 5 horas de mi tiempo se llevó la paginita de los coj… las pipas.

03 QB (23c) girasol03 QB (32c) girasol

También está lista la muñeca con ropa de quita y pon de velcro. No sé cuantas horas me llevó porque excepto el girasol que lo hice en un festivo que Bichín tenía guardería, el resto van con media hora cada noche a restar de mi fraccionado sueño…

05 QB (19)c muneca

Terminados también los globos, el objetivo es enlazar cada globo con su diseño, el cierre de clip lo veo todavía complicado para una niña de 2 años… así se entretendrá más tiempo, que con lo que me ha costado diseñarlo y coserlo, ¡este libro le tiene que llegar a la universidad!

07 QB (15c) globos07 QB (18c) globos

Y la última página lista, la zapatilla para aprender a atarse los cordones.

09 QB (9c) zapatilla

Y hasta aquí he llegado en septiembre. Estoy pensando pedirme una excedencia para terminarlo… 😦

Las masocas que os guste sufrir cosiendo interminables horas para vuestros niños, aquí podéis comprar la tela. Quiero hacer algunas revisiones al diseño porque hay cosas mejorables, pero hasta que no termine el Quiet Book ni reviso diseños ni cocino, mi tiempo libre ya tiene dueño.

El Quiet Book de Bichín (I)

¿Con qué ando liada ahora? En realidad no es ahora, entre invitaciones de bodas, diseños para mi tienda de Etsy, pulseras y otros líos, he empleado bastante tiempo diseñando el Quiet Book que quiero tener listo para el 2º cumpleaños de Bichín (en noviembre, ¿me dará tiempo?).

Esta semana por fin me ha llegado la tela impresa con el diseño que coloqué en Spoonflower (una empresa que imprime en tela los diseños que tú prepares, y que también te permite comprar los diseños de otros). Ayer compré entretela de doble cara, velcro, cremallera y clips, y en los ratitos que Bichín me lo permita iré preparando su libro de tela.

Tiene un montón de juegos: el arca de Noé con finger puppets (marionetas de dedo) de animales, un gusano para emparejar colores, un reloj-girasol, una muñeca para vestir y su maleta para guardar su ropa, un buzón, unos niños con globos, una hucha cerdito, una zapatilla para atar cordones, y una tarta de fresa para enlazar la cubierta.

Cuando lo tenga listo, lo mostraré orgullosa (o humillada).

0 entero (13)c0 entero (16)c

Cómo hacer plantillas para Pyssla o Hama beads

Visto el éxito de los escudos con cuentas Pyssla, y que no puedo seguir haciéndolos porque ya tengo bastante con mi trabajo, mi Bichín, las invitaciones de boda y libros de firmas para mis amigas, y mi tienda en Etsy, voy a explicar cómo hago las plantillas y así cada uno se hace la suya.

Hago una plantilla de 29×29 cuadros, que es el tamaño del cuadrado grande que venden en IKEA para las Pyssla. Coloco tras la cuadrícula la imagen, la escalo al tamaño del cuadro y la centro. Empiezo a rellenar los cuadraditos con el color que mejor les pega según la imagen. Y como Pyssla sólo tiene 1 azul y el escudo que he hecho como ejemplo del Atlético de Marbella tiene 2 (oscuro agua, claro cielo), pues a fastidiarse. Si lo hacéis con Hama tienen multitud de colores y no os veis tan limitados. Por último se borra la imagen de base y nos quedamos con la plantilla. FIN.

1 cuadricula 29x292 imagen3 rellenando4 rellenando5 rellenandoPL atletico marbella

Corpiño o chaleco exprés

El 15 de mayo es la fiesta de San Isidro Labrador en Estepona. El año pasado me regalaron la falda y la pañoleta del traje de aldeana, de una niña a la que se le había quedado pequeña. Y un compañero de trabajo me prestó el corpiño y el delantal, pero como ahora está en el ERTE y apenas le veo, me pareció mal llamarle para pedir.

Así que ahí estaba yo la tarde del 14 de mayo, con un trozo de tela negra de algodón que compré en Ikea y nunca usé, con Bichín en el parque con el padre, y con el tiempo en contra pero el cerebro a favor.

Cogí un vestido de tirantes como modelo. Corte un rectángulo de tela de 2 veces el ancho del vestido por 1 vez el alto de cintura a hombros (un poquillo más para dobladillos y costuras).

image

Doblé la tela en 4 en plan acordeón, primero por la mitad y luego por las mitades de cada lado. Puse el vestido encima e hice 2 cortes curvos, uno para los brazos y otro para escote y espalda.

image

Lo desdoblé y doblando como 1 cm la tela por el bajo y los laterales rectos, lo planché para hacer los dobladillos ahorrándome el hilvanado (ya he dicho que es exprés). En los cortes curvos no me daba tiempo a dobladillo, así que hice una puntada decorativa de triángulos que trae programada la máquina de coser.

image

Cosí los finales de los tirantes entre sí, y con eso, como chaleco abierto quedaría listo, pero al ser corpiño tuve que hacerle unos agujeros, ponerles remaches y pasar la cinta roja para atarlo.
image

image

Y listo. El año que viene le hago el delantal!!!

image

Árboles genealógicos

Me gustan los árboles genealógicos. De siempre. Desde que de pequeña me mandaron hacer uno para el colegio. Recuerdo que puse a mis padres, abuelos y tíos dibujados a mano, y que mi madre me dijo que estaba muy bonito (mi madre, ¿qué me iba a decir?).

Cuando me embaracé de Bichín me volvió el interés. Ésta vez no era sólo mi árbol, que ya me lo conocía bastante. Era también el de mi pareja, había novedades. Y otra vez a preguntar a los padres, a los tíos, buscando restos de memorias.

Una tía de la madre de Joze aún vive, nos pudo dar datos. Por otro lado mi abuela paterna me contó que su madre murió muy pronto, apenas tuvo contacto con esa familia y no sabe los nombres de sus abuelos maternos. Sin embargo mi abuelo paterno se sabe hasta sus bisabuelos…

Una buena forma de conseguir información es pidiendo partidas de nacimiento. En la de mi madre venían hasta sus abuelos.

Con la información reunida, me puse con el diseño, paso de árboles ñoños. Así que la inspiración me llegó una vez, y otra, y otra… Y decidí ponerlos a la venta, por si a alguién más le gusta la genealogía pero pasa de los árboles de toda la vida.

Y al final, lo que pasa siempre, en casa de herrero cuchillo de palo. Todavía no he imprimido el que colocaré en la habitación de Bichín. Pero por lo menos hice uno en pegatina para su libro del bebé.

Árbol genealógico de árbol

Árbol genealógico circular

Árbol genealógico circular de textoÁrbol genealógico en rectángulos